domingo, 27 de junio de 2010

Intrínseco



Intrínseco



Es preciso tu olor.

No es lo que me das.
No es verte. Ni de cerca.
Tampoco cerca de mí,
eso no vale.

No es tu verborrea del día,
preguntas pensamientos,
O tus dedos soplo.

No son tus ojos,
Que me hablan lienzos.
Ni tus manos Afrodita.

No es tu voz, tu boca,
lo que me condena a no morir.

Mi condena. Mi cálida condena,
es
tu olor mismo,
a vida.

Es,
la puerta de todos los lugares,
todos los pajaritos del mundo juntos,
mi despertar.

Tu olor Columpio.
esencia mía
de ti.
Eres tú.

Preciso de tu olor.



E.

15 comentarios:

Mimí dijo...

Tengo que volver con tiempo, tiene muy buena pinta.

Un besito, manzanita deliciosa.

Maria Liberona dijo...

Es tu olor , tu perfume esencia primitiva ... que me acerca a ti atraves de la distancia ... impregnada en mi cuerpo ... queda tu huella en mi fuerte y delicada ...

BESOS ................

Ángel Iván dijo...

De que condena más dulce hablas, mmm.
¿Es el sentido del olfato uno de los sentidos olvidados?
Hablamos de la vista, del tacto, del oido pero pocas veces hablamos del olor de un instante salvo para decir que no era bueno, es como si el sentido del olfato solo sirviera para recordarnos lo desagradable del instante.
Ahora tendría que poner la tontería del anuncio ese de a que huelen las nubes, pero prefiero preguntarme, ¿a qué huele mi vida?
Un besote muy gordo y buena semana, me gusta mucho la reflexión que me has hecho plantearme.

Javier F. Noya dijo...

Vaya perfume el que te ha desgajado el alma. Bello y fuerte. Besos.

javier dijo...

sé que estuvistes, cuando tú eres ausencia
algo más allá de lo material queda en suspenso, como los besos tirados al aire, o las cien veces que repito tu nombre, mujer
quedan
quedan suspendidas con alcayatas en la nada, para ser tomadas sin equivocación de entre miles, solo las tuyas, mujer

bandit dijo...

Ni se puede tocar ni puede verse, es pura esencia. Desearlo es desear llegar al fondo mismo, al ser, al alma… Es necesitar introducirse hasta el lugar en el que verdaderamente se conoce a una persona independientemente de lo que se muestre, de lo que se diga o de lo que se palpe.
El olor, la esencia… lo que se es realmente… Y lo que verdaderamente se desea siempre alcanzar del otro.


Me gusta como lo has llamado, la metafora es hermosa.

Un beso.

©E.Ofthecloud dijo...

MIMI,

Gracias por dedicarle dos minutos de tu tiempo a este blog.


delicias las tuyas...


beso

©E.Ofthecloud dijo...

Maria,

vaya que bonito, un tanto para ti,

y un abrazo

©E.Ofthecloud dijo...

Javier.f noya

gracias por pasar por aquí,
sí,suelo quedarme algo desgajada, con estas cosas...



beso

©E.Ofthecloud dijo...

JAVIER Y BANDIT,

habeis enriquecido esta entrada con vuestras palabras,

Javier muy bello...esencia

Bandit, tán exacto...mágico
me gusta mucho como lo habeis contado vosotros,

beso beso
para los dos.

©E.Ofthecloud dijo...

Ángel,

Muy buena, tu reflexión, pero cuentame,
¿A qué huele?... a ángel tal vez...


un abrazo vida

Aire dijo...

Hola, ola de mar...
Yo quiero sentir eso.Cómo huele, cómo sabe, qué se siente inside..? Qué es? Me siento a veces huérfana cuando te leo.
Un beso, del Aire

Ángel Iván dijo...

Jeje, ayer olía a agua (y cloro, pero cuando estoy dentro es lo de menos) y a sol, y a burbujas debajo del agua.
"Talmente" que un hipopótoma de los que sacan en los documentales del National Geografic del Serenghety, si, si, esos que sólo sacan los ojillos y mueven las orejillas cuando sacan la cabeza para respirar, pero eso no se a que huele, sólo se que huele a mi.
Besiños.

Pepe dijo...

De los cinco sentidos, tal vez sea el olfato el más olvidado. Sin embargo, hay veces que recordamos con más nitidez el perfume, el olor de un instante, de una persona que cualquier otra circunstancia. Si además esa persona es muy especial para nosotros, no me extraña nada que quedemos enganchados e identifiquemos por encima de todo, "su olor".
Un abrazo.

javier dijo...

tienes mucho que decir
hazlo